Baño

Cromoterapia - sumérjase en un mundo de color

Bañera NewDayEn estos tiempos tan acelerados, es ideal combinar el placer y la utilidad en aquellos momentos de intimidad que podemos disfrutar en soledad. La cromoterapia es ideal para relajarse en esos momentos que nos permiten olvidar el estrés diario.

La cromoterapia forma parte de la medicina alternativa y se utiliza para armonizar espíritu y cuerpo a través de la luz y los colores. Refuerza el organismo al completo, elimina el estrés y aporta sensación de tranquilidad. La luz y los colores influyen ampliamente en nosotros, "coloreando" nuestro ánimo y energía vital. Influyen en nuestra percepción de la temperatura, en nuestra capacidad de concentración y en nuestro ánimo general, estrechamente vinculado a nuestra parte física.

La cromoterapia ya era conocida por los antiguos chinos, griegos y egipcios, quienes consideraban los colores como parte de la fuerza divina que necesitábamos para conservar la energía interna de nuestro cuerpo, fundamental para mantener la salud. Nuestros antepasados también creían que cada órgano se relacionaba con un color concreto, por lo que aprovechaban la cromoterapia para aliviar diferentes problemas de salud.

Los colores del arcoíris —el arcoíris es un fenómeno óptico considerado tradicionalmente un buen augurio, pues anunciaba el fin de las tormentas y el fin de las nubes oscuras, que se veían sustituidas por la luz y sus colores— levantan el optimismo e influyen positivamente en nuestro estado mental y físico.

ROJO – emana calor, proporciona energía, fomenta la seguridad y la autoestima, mejora la circulación de la sangre y acelera el metabolismo, con efectos beneficiosos en casos de anemia o tos crónica.

NARANJA – levanta el ánimo y el espíritu, proporciona energía, alivia las depresiones y la tristeza, mejora la pérdida de apetito, la anemia o la anorexia y contribuye al desarrollo mental correcto.

AMARILLO – fortalece el espíritu positivo y el sistema nervioso, mejora el apetito, despierta la voluntad de aprender y el intelecto, mejora la memoria, la ambición y la resistencia y facilita el autocontrol.

VERDE – tranquiliza, armoniza la mente y ayuda a reponerse con efectos positivos en la desintoxicación del cuerpo.

AZUL – tranquiliza, relaja, rejuvenece la piel, modera el apetito, alivia el dolor de cabeza y mejora el asma y las enfermedades inflamatorias.

VIOLETA – otorga fuerza mental, mejora las complicaciones neurológicas y resulta eficaz contra las enfermedades del sistema linfático.

BLANCO (luz del día) – controla muchos procesos fisiológicos y psíquicos del cuerpo humano. Alivia el estrés y baja el pulso y la presión sanguínea. La luz blanca funciona como un sistema de encendido de todas las funciones fisiológicas de nuestro cuerpo.