Baño

Efectos beneficiosos de la hidroterapia

El agua, aparte de constituir el 70 % de la superficie de nuestra tierra y de nuestros propios cuerpos, es la cuna de la vida en nuestro planeta y uno de los elementos más importantes de la existencia humana. Ya en el período prenatal nos encontramos rodeados por ella, protegidos perfectamente por el líquido amniótico. El agua — condición necesaria para la existencia de vida y cotidiana en nuestro día a día, pues la bebemos y la utilizamos para nuestra higiene personal y para nuestro relax— también puede ser fuente de placer.

Una bañera con sistema de hidromasaje inyectará energía al agua caliente y la dotará de un movimiento con el sentido y la intensidad necesarios beneficiando nuestra salud gracias a la hidroterapia y el relax. El organismo se calentará profundamente, mejorará nuestro flujo sanguíneo y nuestra piel se encontrará más tensa e hidratada al terminar.
El hidromasaje relaja, libera la mente y estimula el rendimiento físico. Un descanso perfecto, tanto para el cuerpo como para el alma.

Después de un masaje de 20 minutos, se recomienda permanecer tranquilo en la bañera durante unos 30 minutos más para relajarse completamente.

El hidromasaje no es adecuado para personas que sufran alguna enfermedad cardiovascular, para personas propensas a enfermedades dermatológicas, para mujeres embarazadas ni para las personas bajo la influencia de alcohol u otras sustancias narcóticas. Las personas con osteoporosis también deben tener cuidado.