Ducharse en la bañera

¿Quiere usted ducharse cómodamente en la bañera y evitar las salpicaduras? Compatible con cuartos de baño ya construidos.

¡No se limite!

La idea más común es que cuando se construye un nuevo cuarto de baño hay que elegir entre baño o ducha. Y muy a menudo se obvia que existe una tercera vía: ducharse en la bañera.

Con las mamparas y puertas de bañera, podrá usted también ducharse cómodamente en la bañera. Y no tendrá que preocuparse por salpicar o adoptar posturas incómodas.

La instalación de las mamparas y puertas de bañera es muy fácil, bastan tres tornillos. La mayoría de ellas, además, es compatible con todas las bañeras convencionales, por lo que también podrá instalarlas en cuartos de baño ya construidos.

Si aún no dispone de una mampara o puerta de bañera, usted se lo pierde.

Ducharse en la bañera

Mampara de bañera – ¿una opción habitual?

Ducharse en la bañera es una realidad en muchos hogares checos. La bañera tiene, en comparación con la mampara de ducha, muchas más posibilidades de uso, por lo que hoy en día es muy común comprar una bañera adaptada para ducharse de forma segura y para bañarse cómodamente. En estos casos, aparte de incorporar una mampara, la bañera debe contar con un fondo más amplio y plano y tener paredes completamente perpendiculares. La mampara de bañera —opción habitual que hoy en día ofrecen todos los fabricantes de mamparas de ducha— también debe cumplir ciertas normas. Una buena elección le permitirá mantener seco su baño y fácil de limpiar y de mantener.

Las mamparas de bañera se pueden colocar en casi todos los tipos de bañera, ya sean bañeras asimétricas, rinconeras o convencionales. Los fabricantes de bañeras asimétricas y rinconeras venden unas mamparas de diseño especial, mientras que para las convencionales puede elegirse una mampara universal de las muchas existentes en el mercado. Si confía en los fabricantes de bañeras de calidad comprobada, no se equivocará. Las mamparas de bañera universales se pueden instalar casi en cualquier bañera, independientemente del material en que estén fabricadas, pero los bordes deben ser rectos —las antiguas bañeras metálicas suelen tener, a veces, un borde algo irregular y es posible que la mampara no encaje bien—. Cualquiera puede instalar una mampara de este tipo, pero es importante que la pared sea plana sin huecos ni agujeros y que el alicatado no tenga relieve.

bañera Vanda II + mampara VS2
¿Plegables o no?
Casi todos los fabricantes ofrecen mamparas de bañeras plegables o fijas. Ambos tipos tienen sus ventajas. Las mamparas plegables se colocan en el marco y vienen equipadas con uno o más perfiles verticales (según el número de perfiles hablamos de mamparas de dos partes, de tres partes, de hasta de cinco partes en algunos casos). La ventaja de las mamparas plegables es que ocupan poco volumen y que cuando se pliega su acordeón de cristal hacia la pared se puede entrar o limpiar la bañera sin obstáculos. Sin embargo, hay que tener cuidado. "Poca gente tiene en cuenta la ubicación del grifo o la forma de su bañera a la hora de instalarlas. El hueco ergonómico para la cabeza, el cabezal o grifo pueden impedir que la mampara se pliegue totalmente, eliminando así su principal ventaja. Para combinar de la mejor manera posible la bañera con una mampara, es preciso instalarla en el lugar donde la bañera tenga el fondo plano más ancho, donde se ubique el sifón, y las paredes sean perpendiculares. En el caso de que desee instalar una mampara de tipo acordeón en la pared frontal, la ducha no debe contar con ninguna repisa ni grifo para evitar problemas con el plegado", indica Denisa Čarná, jefa de Gestión de productos de la marca RAVAK.

Su principal ventaja es que una mampara plegable siempre cubre una mayor superficie alrededor de la bañera, por lo que la ducha será más cómoda, pero a cambio de una mayor comodidad, tendrá más dificultades para limpiarla, pues la suciedad suele depositarse alrededor del marco y de los perfiles, a diferencia de lo que ocurre con las mamparas fijas.

mampara BVS2Elegantes y sin marco
La gran ventaja de las mamparas sin marco es su facilidad de limpieza. Los fabricantes responsables de mamparas de ducha y de bañeras fabrican las mamparas de bañera con cristal de seguridad de, al menos, seis milímetros de espesor. "Las mamparas de bañera sin marco están de moda porque son elegantes y de estilo depurado, más allá de modas", dice Kryštof Nosál, diseñador que trabaja, entre otras cosas, en equipamiento para cuartos de baño.

cristal con tratamiento AntiCalcCuando adquiera una mampara de bañera de cristal, compruebe si el cristal ha sido recubierto con una capa de protección. RAVAK, el mayor fabricante checo de equipamiento para cuartos de baño, ofrece sus mamparas tratadas con la tecnología patentada AntiCalc que protege el cristal contra la sedimentación de la cal y que permite mantenerlos con facilidad con un producto creado especialmente para ello: AntiCalc Conditioner.

Las mamparas sin marco se pueden fijar firmemente en la pared mediante soportes metálicos o con perfiles verticales. Algunos fabricantes también ofrecen una columna giratoria hasta 180°. Pero, si se decide por una columna giratoria, tenga en cuenta que los inconvenientes pueden ser mayores que sus ventajas. Por ejemplo, piense si las condiciones en torno a su bañera le permiten aprovechar verdaderamente la columna. En muchas ocasiones, los cuartos de baño checos deben lidiar con la falta de espacio y, a veces, justo al lado de la bañera suele estar el lavabo y puede chocar contra el grifo, la repisa u otros muebles. En esas situaciones, la columna giratoria pierde parte de su utilidad y, al no ser estanca, el agua saldrá fuera de la bañera y la suciedad se depositará fuera. Y así, una elección que se pensaba práctica se puede acabar convirtiendo en el punto débil del cuarto de baño.

nevhodné / rizikové umístění

Las matemáticas necesarias para los cuartos de baño no son difíciles, basta tener en cuenta algunas cuestiones básicas. Las bañeras medias suelen comenzar en los 150 cm de largo, aunque, más a menudo, tienen en torno a 160 o 170 cm. Para una entrada cómoda a la bañera, debería contar con una anchura mínima de 70 cm al lado de la mampara. "Si adquiere una bañera pequeña (longitud de 150 cm) no resulta muy práctico combinarla con una mampara fija, ya que, para poder cumplir su función y evitar salpicaduras, su anchura debería ser de 80 cm como mínimo, pues de ser más corta no resultaría práctica, sino solo decorativa", añade Denisa Čarná de la empresa RAVAK.

mamparas de bañoDurante la elección de las mamparas también encontrará alturas diferentes, que oscilan entre los 133 cm, 140 cm y los 150 cm de las versiones de lujo. Teniendo en cuenta que una bañera media suele tener una profundidad de 40 a 45 cm, podrá estimar a qué altura final llegará con su nueva mampara y si esta le conviene considerando su estatura. Lo ideal es lograr la altura estándar de una mampara de ducha: 190 cm.

Cómo elegir en la tienda
Elija tiendas especializadas en cuartos de baño de lujo, donde recibirá un mejor asesoramiento que en grandes superficies. No obstante, si se decide por una de estas últimas deberá tomar una decisión respecto a las siguientes cuestiones: material de fabricación de las hojas, marcos y robustez de la estructura.

En las hojas podrá elegir entre plástico o cristal. Las hojas de plástico son más ligeras, pueden estar realizadas con varios tipos de acabados y se utilizan más a menudo en mamparas plegables de tipo acordeón. Dado que son más ligeras y que frecuentemente se utilizan para las mamparas en varias partes, también suelen ser más frágiles. Si en la tienda observa que la mampara expuesta se deforma hacia abajo y la unión con el suelo está forzada, elija otro producto. Al ser más pesadas y robustas, las mamparas de cristal suelen ser más resistentes. El cristal, además, es más fácil de limpiar que el plástico y, gracias al acabado AntiCalc y a la menor cantidad de perfiles verticales, su mantenimiento es menos laborioso.

En los marcos podrá encontrar, principalmente, dos tipos de acabado. Las más populares, y también más fáciles de dañar, son las mamparas blancas convencionales. Las mamparas blancas van bien para la bañera, ya que permiten que se vea el color de su alicatado, pero las joyas y otros componentes metálicos pueden deteriorarlas. Además, si los detergentes utilizados para limpiarla contienen componentes abrasivos, la bañera también puede verse afectada. En este tipo de mampara la pintura se raya fácilmente y, más tarde, los arañazos realzan desagradablemente la suciedad. "Nuestros clientes eligen, cada vez más, el acabado más resistente, el llamado satinado. Consiste en una superficie de metal mate, utilizada por RAVAK, que resulta adecuada para el equipamiento de casi todos los cuartos de baño. Su ventaja es que no se raya nunca", dice Markéta Dvořáčková, directora comercial y de marketing de la red de tiendas MK RAKO.

Si elige la mampara apropiada y una marca fiable, puede convertirla en un elemento fundamental en su cuarto de baño, tanto en pisos de soltero en los que vive una única persona, como en cuartos de baño familiares en los que los niños se bañen y jueguen a diario.

bañera Praktik + mampara

Por estas razones, elija siempre mamparas de bañera de las mejores marcas en el mercado, pues de este modo podrán asesorarle y atender sus reclamaciones. El mayor fabricante checo de equipamiento para cuartos de baño, la empresa RAVAK, ofrece estas mamparas de bañera dentro de sus soluciones completas para cuartos de baño. Están especialmente indicadas para cuartos de baño pequeños en los que sea necesario ahorrar espacio y pensar bien todos los detalles.